Quantcast
El tiempo en Mijas

Lunes 14/06/2021

Lourdes Díaz realiza su labor de talabartera.

El taller de Díaz está ubicado en la calle Málaga de Mijas Pueblo.

Díaz señalando la sobrejalma que obtuvo el tercer premio en el certamen ‘Andanatura’.

La talabartería es un “oficio de hombres” en el que Lourdes lleva diez años y que aprendió de manera autodidacta.

Otra de las creaciones de Lourdes.

Reportajes

Talabartería, un oficio que se resiste a morir

  • Lourdes Díaz realiza su labor de talabartera en su taller ubicado en la calle Málaga de Mijas Pueblo

La mijeña Lourdes Díaz es la única mujer que se dedica a realizar esta artesanía en Andalucía

Hace poco más de un año Mijas recibió el distintivo de Zona de Interés Artesanal, lo que hizo que se convirtiera en el único municipio malagueño en contar con esta declaración. Este reconocimiento fue otorgado por el oficio, sus materias primas o las herramientas y las técnicas empleadas por cada uno de los 11 artesanos que residen en Mijas, además de por contar también con una importante concentración de talleres artesanos.

La talabartería es uno de ellos. Siendo uno de los oficios más antiguos, el municipio cuenta con la presencia de la última talabartera de Andalucía, Lourdes Díaz. En su taller, ubicado en la calle Málaga de Mijas Pueblo, Díaz se encarga de elaborar a mano las piezas de lona y lana que van adornadas con flecos y que sirven para aparejar a los animales, en su caso principalmente a los burros. Díaz explicó que “a pesar de ser un oficio de hombres”, comenzó a realizar este tipo de artesanía hace aproximadamente diez años cuando “ya empezó a ser muy difícil encontrar a algún talabartero por esta zona al que comprarle las vestiduras para los burros”.

De manera autodidacta, esta mijeña, junto a su marido, propietario de burros taxi, fue desmontando y volviendo a montar las sobrejalmas y bozales más antiguos que tenían, sustituyéndolos para aprender como habían sido realizadas, y aunque es un oficio abocado a extinguirse, Lourdes Díaz se esfuerza cada día por continuar la tradición.  A lo largo de estos diez años, Díaz también ha tapizado algunos de los coches de caballos del pueblo, y aunque afirmó que “es un trabajo muy elaborado y costoso, voy a continuar trabajando en ello todo el tiempo posible”.

Según explicó, “el tiempo de elaboración de cada pieza es muy diferente”, para realizar un bozal “tardo entre seis y siete días, empleando ocho horas diarias y se vende a un precio que ronda entre los 100 y 200 euros”. Además, señaló que “debido a la pandemia me he tenido que reinventar, y ahora con las lonas que suelo utilizar hago bolsos, cojines o caminos de mesa”.

 

Asociación de artesanos

La localidad cuenta con la Asociación Artesanos de Mijas, que nació de la necesidad de proteger la artesanía mijeña en un mundo donde la globalización parece abocarla a su desaparición. Por su parte, Lourdes afirmó que “este colectivo le ha sido de gran ayuda, sobre todo para darnos publicidad, ya que es un oficio poco conocido y muchas personas no sabían que estábamos aquí”. Díaz es consciente de que, a pesar de que los burros son protagonistas en el municipio, muy probablemente con ella finalizará la historia de los talabarteros en Mijas y afirmó que “estaré aquí todo el tiempo que pueda, aguantando”. Como recoge la página web de la asociación (www.artesanosmijas.com), “mientras exista la artesanía, la magia seguirá viva, porque en ti vivirá y a través tuyo fluirá como una ría”.

 

Un oficio de concurso

A lo largo de esta última década, la labor de Lourdes Díaz ha sido reconocida a nivel nacional y local. En el año 2019, obtuvo el tercer premio del certamen Andanatura, que reconoce los mejores productos de los espacios naturales de Andalucía, gracias a una sobrejalma, y ese mismo año, la campaña Hecho en Mijas le entregó el primer premio del Concurso de Artesanía de la Ciudad de Mijas por un bozal decorado con espejos.

 

Tipos de piezas

Para elaborar los diferentes objetos se emplean lonas y lana, además de los hilos para bordar las decoraciones. Los colores principales de estos elementos son el rojo y sus derivados, como el burdeos, y como secundarios el amarillo, azul y verde.

 

Puedes consultar el reportaje completo en Mijas Semanal (pincha en el archivo adjunto).

ARCHIVOS ADJUNTOS