Quantcast
El tiempo en Mijas

Jueves 02/12/2021

Actualidad

Servicios Sociales presenta una nueva edición del programa de prevención de trastornos de la conducta alimentaria

Unos 800 alumnos de 3º de ESO participarán en este proyecto pionero en Europa

Isabel Merino / Nuria Luque. El programa de prevención de trastornos de la conducta alimentaria lleva más de una década aplicándose en Mijas. Psicólogos de la Fundación Fita, en colaboración con el área de Servicios Sociales, son los encargados de detectar posibles casos de anorexia, bulimia o trastornos por atracón entre los adolescentes.

El lunes 14, el programa, que comenzará a implementarse en breve, se presentó a los orientadores de todos los institutos del municipio durante un encuentro que tuvo lugar en la Casa de la Cultura de Las Lagunas. “Se trata de un programa que se viene realizando desde hace mucho tiempo y, en los últimos años, se ha implementado una segunda fase. Por tanto, la primera fase comprende la detección de situaciones de riesgo que se pueden dar entre los alumnos de 3º de ESO, poniendo en marcha herramientas de prevención para no incurrir en malos hábitos alimenticios”, explicó el concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Mijas, Hipólito Zapico (PSOE).

El programa es pionero en toda Europa ya que, además de la detección de conductas disruptivas, incorpora una segunda fase en la que se interviene de manera personalizada con los jóvenes y sus familias. “Desde 2014 se hace también una fase secundaria porque veíamos que se detectaban algunos casos pero luego no se podía intervenir con el menor ni ayudar a las familias”, apuntó la psicóloga de Servicios Sociales, Marusela Moreno.

Según Raquel Linares, presidenta de la Fundación Fita, el no saber gestionar los problemas emocionales provoca, en la mayoría de las ocasiones, estos trastornos entre los jóvenes, que recurren al control de la alimentación para mejorar su autoestima. “La parte más importante es entender que este tipo de trastornos son la forma en que un chico o chica expresa un malestar psicológico, que situaciones que no saben gestionar o pedir ayuda y acaban buscando una válvula de escape. Buscan el control de la comida pensando que si bajan de peso todos los problemas emocionales o de autoestima se resolverán de forma mágica”, puntualizó. Por eso, en palabras de Linares, el tratamiento va enfocado precisamente a “conseguir que la persona se quiera tal y como es y no quiera ser otra persona”.

A tenor de los balances de los últimos años, el programa está dando excelentes pronósticos. “Hasta ahora aproximadamente cada año se analiza a unos 800 chicos, suelen salir entre 40 y 50 alumnos con puntuaciones altas. Se intenta contactar con la familia para que vengan a la segunda fase que es una atención especializada”, explicó Marusela Moreno. Finalmente, entre 15 y 20 chicos entran en tratamiento y reciben un seguimiento personalizado orientado a mejorar su autoestima y enseñarles a gestionar sus emociones sin recurrir a los malos hábitos alimenticios.

Comparte esta noticia desde el siguiente enlace: https://mijascom.com/?a=17373

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai